Inicio prebióticos Los prebióticos mejoran la absorción de los minerales

Los prebióticos mejoran la absorción de los minerales

2244
3
Compartir

Varios estudios con animales han demostrado los efectos positivos en la absorción de minerales que se producen tras el aumento de la ingesta de prebióticos. Estos estudios demuestran que la estructura de los huesos mejora con una alimentación rica en prebióticos. Los estudios en seres humanos son más difíciles de controlar.

Los prebióticos son ingredientes alimentarios no digeribles que afectan beneficiosamente al sujeto que los ingiere estimulando selectivamente el crecimiento y/o la actividad de un número limitado de bacterias (probióticos) en el tracto gastrointestinal y por lo tanto ejercen un efecto promotor de la salud. Estos incluyen inulina, oligofructosa, fructooligosacáridos, galactooligosacáridos, oligosacáridos de soja, y también almidones resistentes, alcoholes de azúcar, y anhídrido difructosa. Todos ellos se encuentran en vegetales de uso común, como los ajos, cebollas, puerros, pero también en las patatas cocidas frías y en los plátanos verdes (en estos dos últimos se encuentra sobre todo el almidón resistente). Alimentos con sustancias prebióticas:

  • Achicoria.
  • Alcachofa.
  • Ajo.
  • Espárrago.
  • Cebolla.
  • Puerro.
  • Trigo.
  • Patatas cocidas y frías (si están calientes, el almidón se ha descompuesto en azúcares más sencillos).
  • Plátano verde (si está maduro, el almidón resistente se ha convertido en azúcar).

Los probióticos son microorganismos viables, definidos en número suficiente, que alteran la microflora y que ejercen efectos beneficiosos para la salud del anfitrión. Recientemente se demostró que los microorganismos vivos y no viables fueron igualmente efectivos para aliviar la colitis inducida experimentalmente debido a que el efecto es mediado a través del ADN de los probióticos en vez de por sus metabolitos o por su capacidad de colonizar el colon. Esto demostró que la viabilidad puede ser un requisito previo en la prevención o mejora de algunas, pero no de todas las enfermedades.

Estos estudios indican, además, que la suplementación conjunta de prebióticos y probióticos mejora los resultados de absorción de calcio y otros oligoelementos, como magnesio, zinc y cobre. Sin embargo, el suministro independiente de probióticos no alteró los resultados medidos.

Un simbiótico es un producto que contiene prebióticos y probióticos y en el que el compuesto prebiótico favorece selectivamente el compuesto probiótico.

Así pues, los estudios indican que los prebióticos, junto con los probióticos, provocaron una absorción comprobada de calcio y otros metales. Este incremento se puede deber a varias causas, pero quizás la principal se produce mediante esta secuencia de hechos:

  1. El aumento de sustancias prebióticas, fomenta el desarrollo de la flora intestinal.

  2. El desarrollo de esta flora incrementa la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC).

  3. Los AGCC aumentan la solubilidad de los minerales.

Además de esta cadena de causas y efectos, hay otras posibles, que puedes leer en el artículo.

Los siguientes ejemplos pueden ilustrar algunos efectos potenciales de prebióticos y simbióticos:

Bifidobacterium lactis Lafti B94 es capaz de utilizar una amplia gama de prebióticos incluyendo la inulina, fructo-oligosacáridos, galacto-oligosacáridos- y xilo-oligosacáridos y almidón resistente. No obstante, que esto tenga implicaciones para la salud tiene que ser probado.

S. thermophilus y las bifidobacterias producen ácido fólico. Dado que el contenido de folato eritrocitario se asocia con una mayor densidad mineral ósea (DMO) y el contenido mineral óseo (MCO) en mujeres posmenopáusicas, este hallazgo puede indicar una mejora de la salud por aumento de la densidad del hueso por ciertos probióticos a través de la provisión de folatos.

Sin embargo, queda por determinar si las cantidades proporcionadas por los probióticos son fisiológicamente relevantes en condiciones específicas. Los simbióticos pueden mejorar la supervivencia de las bacterias que cruzan la parte superior del tracto gastrointestinal, mejorando así sus efectos en el intestino grueso.

Estos efectos combinados pueden ser aditivos o incluso sinérgicos, es decir superiores a la suma de ambos por separado. De entre los más positivos, el almidón resistente es considerado como un prebiótico y simbiótico, ya que puede ayudar a promover la colonización y por tanto, puede ofrecer una ventaja selectiva en el intestino del anfitrión a través de la adhesión de las bacterias a la superficie de los gránulos. Incluso puede prolongar su viabilidad en ambientes adversos a los alimentos.

Efectos sinérgicos también se postulan para la combinación de inulina y fructo-oligosacáridos (FOS) o FOS con varios grados de polimerización. La mezcla de tales hidratos de carbono no digeribles de cadenas de diferentes longitudes, se asume que se fermentan secuencialmente y por lo tanto abarcan una zona más amplia del intestino grueso y de ahí se les supone una eficacia mejorada.

Artículo original

Traducción: Mundo Bacteriano

http://jn.nutrition.org/content/137/3/838S.full

¡¡Este artículo ha sido leido 2589 veces!!

3 Comentarios

  1. Gracias por toda la buena información de este blog. Me interesa mucho el tema de los probióticos y las bacterias en el marco de la salud y nutrición. Estoy comiendo y tomando probióticos a diario. He escrito un artículo sobre el tema por si deseas leerlo: https://saludancestralblog.wordpress.com/2016/07/25/la-importancia-vital-de-las-bacterias-para-la-salud-humana/

    Tus comentarios serán muy bienvenidos y apreciados.
    Salud Ancestral
    Nutrición y salud basadas en la naturaleza, la sabiduría ancestral y la medicina holística

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here