Inicio Bacterias Bacterias intestinales y la ansiedad

Bacterias intestinales y la ansiedad

8212
11
Compartir

Investigaciones recientes sugieren que, con una red neuronal formada por miles de millones de bacterias, el cerebro del intestino ejercería una poderosa influencia sobre el que tenemos en la cabeza.

Si los extraterrestres vinieran a la Tierra y exprimieran a un ser humano, llegarían a la conclusión de que estamos hechos de bacterias, sobre todo. En efecto, las bacterias que residen en nuestro cuerpo superan en una proporción de 10 a 1 a nuestras propias células. El intestino, a su vez, ha desarrollado una compleja red neuronal para aprovechar este ecosistema bacteriano en beneficio de nuestro bienestar físico y psicológico. La idea de que las bacterias intestinales beneficiosas, no solo afectan a los procesos fisiológicos, sino que pueden afectar a la mente, “acaba de ser catapultada a la escena”, ha dicho el neuroinmunólogo John  Bienenstock, MD, de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario. Tan sólo en los últimos años, la evidencia ha mostrado a partir de estudios en roedores que el microbioma intestinal puede influir en el desarrollo neuronal, la química del cerebro y una amplia gama de fenómenos de comportamiento, incluyendo el comportamiento emocional, la percepción del dolor y la forma en que responde el sistema de estrés.

La investigación ha encontrado, por ejemplo, que cambiar el equilibrio entre las bacterias beneficiosas y las que causan enfermedades en el intestino de un animal puede alterar su química del cerebro y provocar que se vuelva más audaz o más ansioso. El cerebro también puede ejercer una poderosa influencia sobre las bacterias intestinales; como muchos estudios han demostrado, incluso el estrés leve puede inclinar el equilibrio microbiano en el intestino, por lo que el anfitrión será más vulnerable a las enfermedades infecciosas y esto provocará una cascada de reacciones moleculares que retroalimentan de nuevo al sistema nervioso central.

Estos hallazgos ofrecen la tentadora posibilidad de utilizar bacterias beneficiosas, o probióticos, para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo y de la ansiedad, ya sea mediante la administración de microbios beneficiosos o mediante el desarrollo de medicamentos que imitan sus funciones metabólicas. La nueva investigación también apunta a nuevas formas de gestionar el trastorno gastrointestinal crónico (GI) que comúnmente se acompañan de ansiedad y depresión, y que también parecen implicar una microbiota intestinal anormal. Pero estos estudios están, apenas, en sus comienzos.

 bacteria--644x362

La vida en el interior

El intestino humano es una increíble pieza de trabajo. A menudo se describe como el “segundo cerebro”,  ya que es el único órgano que puede presumir de su propio sistema nervioso autónomo, una intrincada red de 100 millones de neuronas incrustadas en la pared del intestino. Así, esta sofisticada red neural que hay en el intestino sigue funcionando incluso cuando se corta la conexión neural primario entre éste y el cerebro, el nervio vago.

Al nacer, todos tenemos un intestino estéril. Pero con el tiempo, el intestino de todos nosotros desarrollan una mezcla diversa y distinta de especies bacterianas, determinado en parte por la genética y en parte por el entorno en el que viven las bacterias. Los 100 billones de microbios que hacen que el TI sea su patio de recreo son críticos para la salud. Las bacterias intestinales regulan la digestión y el metabolismo. Extraen y fabrican las vitaminas y otros nutrientes de los alimentos que usted ingiere. Programan el sistema inmunológico del cuerpo. Ellas construyen y mantienen la pared del intestino, que es lo que protege al organismo de invasores externos. Y con su sola presencia, las bacterias beneficiosas impiden que los microbios dañinos se instalen, pero también producen productos químicos antimicrobianos que defienden al sujeto frente a patógenos.

Las bacterias intestinales también producen cientos de neuroquímicos que el cerebro utiliza para regular los procesos fisiológicos básicos, así como los procesos mentales como el aprendizaje, la memoria y el estado de ánimo. Por ejemplo, las bacterias del intestino fabrican alrededor del 95 por ciento del suministro de la serotonina del cuerpo, que influye tanto en el estado de ánimo como en la actividad gastrointestinal. Cuando se tiene en cuenta la capacidad multifacética del intestino para comunicarse con el cerebro, junto con su papel crucial en la defensa del cuerpo contra los peligros del mundo exterior, “es casi impensable que el intestino no está jugando un papel fundamental en los estados de la mente”, dice el gastroenterólogo Emeran Mayer, MD, director del Centro para la Neurobiología del estrés de la Universidad de California en Los Ángeles.

De hecho, una serie de estudios en los últimos años indica que la importancia del microbioma intestinal va más allá de la salud física: también es juega un papel clave en la conexión intestino-cerebro. En una demostración notable de la potencia del llamado “eje microbioma-intestino-cerebro”, publicado en Gastroenterología en 2011, Bercik y colegas dieron antibióticos a ratones BALB/c, una variedad de ratones que son normalmente tímidos, un cóctel de antibióticos, cambiando dramáticamente la composición de sus bacterias intestinales. “Su comportamiento cambió por completo”, dice Bercik. “Se convirtieron en audaces y aventureros”. El tratamiento con antibióticos también aumentó los niveles de un factor neurotrófico derivado del cerebro  (BDNF) en el hipocampo. Este neuroquímico promueve conexiones neuronales y es un factor importante en la memoria y el estado de ánimo. Cuando se detuvo el régimen de antibióticos, los animales pronto volvieron a sus esencias prudentes habituales, y su bioquímicas cerebrales también volvieron a la normalidad. Hay varios estudios sobre este extremo, pero, ¿afectaría esto a los seres humanos de la misma forma que a los ratones?… eso aún está por demostrar. No necesariamente habría que hacer un trasplante de flora microbiana a gran escala para provocar un cambio de comportamiento. La adición de una única cepa bacteriana también puede cambiar el comportamiento de los ratones. En uno de los primeros estudios que muestran que la adición de una sola bacteria puede influir en el comportamiento, el microbiólogo Marcos Lyte, PhD, de la Texas Tech University Health Sciences Center  y sus colegas,  agitaron una pequeña dosis de la bacteria patógena Campylobacter jejuni, en cantidad demasiado pequeña para desencadenar una respuesta inmune en una solución salina y alimentó a un grupo de ratones de laboratorio. Los resultados publicados en 1998,  sobre la fisiología y el comportamiento, mostraron que dos días más tarde, los ratones que consumieron la bacteria fueron más cautelosos a la hora de entrar en las zonas expuestas de un laberinto, una forma normal  de medir la ansiedad en roedores en el laboratorio, en comparación con los ratones del grupo de control.

bacteria--

Promesas de los probióticos

Mientras que las bacterias dañinas pueden elevar la ansiedad, varios estudios han demostrado que las bacterias beneficiosas pueden causar ansiedad en ratones propensos a calmarse. En un estudio de 2011 publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, por ejemplo, Bienenstock y sus colegas alimentaron a un grupo de ratones BALB/c con caldo mezclado con Lactobacillus rhamnosus, un microbio frecuentemente elogiado por sus cualidades probióticas. Los ratones del grupo de control recibieron sólo el caldo, sin el añadido microbiano. Después de 28 días, los investigadores testearon a los ratones a través de una batería de pruebas para detectar signos de ansiedad o depresión.

En comparación con los ratones del grupo de control, los alimentados con Lactobacillus estaban más dispuestos a entrar en las áreas expuestas de un laberinto, y también mostraron menos señales de darse por vencidos y simplemente comenzar a flotar cuando se les sometió a una “natación forzada”: un examen que sirve como análogía de algunos aspectos de la depresión humana en el ratón. La dieta probiótica también mitigó las respuestas fisiológicas de estos animales a la tensión de la prueba de natación forzada, haciendo que se produjeran los niveles más bajos de la hormona del estrés corticosterona. Y en los ratones alimentados con Lactobacillus, algunas regiones del cerebro mostraron un aumento en el número de receptores para el ácido gamma-aminobutírico, o GABA-un neurotransmisor que silencia la actividad neuronal, manteniendo la ansiedad bajo control.

Muchos investigadores se han preguntado si las bacterias intestinales beneficiosas podrían moderar la ansiedad y la depresión que a menudo acompañan a los trastornos gastrointestinales tales como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y el síndrome del intestino irritable (SII). Bercik y sus colegas investigaron esa pregunta en un estudio de 2010 publicado en Gastroenterology. Primero se infectaron ratones con un parásito para inducir, en bajo grado, una inflamación crónica del intestino. Además de causar la inflamación intestinal, este tratamiento los niveles suprimía los niveles de BDNF en el hipocampo y causaba que los ratones se comportasen con más ansiedad. Cuando los ratones se trataron a continuación durante 10 días con la beneficiosa bacteria Bifidobacterium longum, su comportamiento se normalizó, al igual que sus niveles de BDNF.

¿Cómo pueden las bacterias intestinales influir en el cerebro y en el comportamiento tan profundamente? Una forma, según indican algunos estudios, es porque el propio sistema inmune, usaría células inmunes y sintetizaría productos químicos para enviar mensajes al cerebro. Pero según mostró el estudio de Lyte de 1998, algunas bacterias pueden inducir cambios en el comportamiento incluso sin desencadenar una respuesta inmune, lo que sugiere que hay otros canales de comunicación intestino-cerebro funcionando.

En otros estudios, Bienenstock y otros han encontrado que al menos en algunos casos, las bacterias se comunican con el cerebro a través del nervio vago: Cuando se corta el nervio vago, los efectos de las bacterias del intestino en la bioquímica del cerebro y el comportamiento de respuesta al estrés se evapora . Estos hallazgos no sólo arrojan luz sobre cómo las bacterias pueden influir en el cerebro, sino que también encajan con otros trabajos en los seres humanos que sugiere que la estimulación vagal se puede utilizar como último recurso para el tratamiento de la depresión. “Esto abre la idea de que cuando aprendamos cómo las bacterias hablan con el nervio vago,  seremos capaces de simular esto con nuevas moléculas – medicamentos- sin las bacterias”, dice Bienenstock.

 

Traducción: Mundo bacteriano

http://www.apa.org/monitor/2012/09/gut-feeling.aspx

¡¡Este artículo ha sido leido 9678 veces!!

11 Comentarios

  1. Hola , he estado leyendo varias entradas de tu blog y me parece muy interesante. A mi hace algunos años debido a la infeccion del helicobacter pylori me dieron hasta tres tandas de 21 dias cada una de antibioticos combinados con omeprazol .Tome 6 antibioticos diferentes en tres meses y al final me erradicaron la bacteria pero también me cambiaron para siempre . Entre en un infierno de ansiedad, lesiones musculares sin fin , problemas en la piel… Jamás habia tenido nada de eso antes de aquello y aunque con el tiempo todo este sufrimiento me ha hecho conocerme mejor y crecer en otras facetas de mi vida estoy barajando después de informarme mucho de realizarme un trasplante de flora de un donante de mi total confianza. Que opinas tu sobre estos trasplantes, no crees que además de suplementar con fibra, glutamina, reducir o eliminar el gluten, comer alimentos fermentados , puede ser la solución que de una manera mas directa cambie el estado de nuestro intestino?

  2. Hola Jose:

    No tengo ninguna opinión definitiva sobre los transplantes de heces, que supongo que es lo que quieres hacer. He leído mucho sobre ellos y parece que funcionan bien.

    Pero tengo dudas: ¿qué individuo se puede considerar “sano” como donante?…¿aquel que no tenga síntomas de ciertas dolencias, como colon irritable, alergias, enfermedades auto-inmunes…?.

    ¿Cómo sabes que lo que a ti te falta es flora bacteriana?… podrías estar sufriendo un cuadro de mayores dimensiones, en el que la falta de flora es una parte del problema, estoy hablando de intestino permeable.

    Yo soy partidario del auto-examen y de realizar pruebas suplementando con almidón resistente, glutamina y alimentos fermentados y, sobre todo, eliminar no solo el gluten sino el trigo al completo. Estoy estudiando este asunto, y aplicándolo a mí en particular y sospecho que esa es la causa final de todo el problema: La clave está en esto:

    http://www.mundobacteriano.com/?p=891

    La cruzada en solitario de Davis contra este alimento hace hincapié en que “el auge de patologías comunes anteriormente estabilizadas se debe al consumo de trigo”, al que se refiere a lo largo de su libro como el “veneno perfecto”. Para el cardiólogo, el valor nutricional de los cereales siempre estuvo sobredimensionado, pero fue a raíz de los avances genéticos iniciados en la década de los 60 cuando “se convirtieron en perjudiciales para la salud”. Según defiende este, ahora contienen una nueva proteína llamada gliadina que actúa como un opiáceo. Esta estimularía el apetito, dice, hasta el punto de que “nos hace consumir una media diaria de 440 calorías, por lo que si sumas esta cantidad a los 365 días que tiene un año, el sobrepeso será inevitable”.

    William Davis (prestigioso cardiólogo norteamericano )

    ¿Te animarías a contar tu caso en este blog?

    Un saludo.
    Antonio

  3. Hola Antonio, yo he probado estar sin nada de trigo ni gluten mas de dos meses, también sin lacteos y he hice una dieta anti- candida mas de 6 meses al principio de todo que por poco me hace desaparecer, perdi mas de 14 kilos y ya soy delgado de normal. Después de leer mucho me quedo con la dieta paleo pero sin radicalismos. En estos momentos no la aplico pero como lo menos procesado posible. Lo de la fecula de patata aun no lo he probado por que habia leido que era perjudicial en casos de disbiosis, que piensas,tu?. Yo hace unos años ya me hice todo tipo de pruebas y me salio disbiosis y muy baja cantidad de bacterias buenas. Podria contar mi caso pero es tan largo y que me parece que aburriria a la gente. Lo cierto es que tengo un monton de -itis-en mi vida, muchisimas y todas se han ido sumando desde los antibioticos. Se puede curar el intestino sin contar con sus moradores autenticos?, son los probioticos de los fermentados las bacterias originales y las mas adecuadas( aunque sean muy interesantes y ayuden en muchos casos)? . Por lo que voy entendiendo alli viven cientos de especies imposibles de cultivar en laboratorio y que no se sabe que funcion tienen pero seguro que son importantes.Como repoblarse realmente?

    • Hola Jose: Te podría hablar de mis “convicciones” acerca de la fécula de patata, que son las mismas acerca del consumo de verduras biológicas y del agua sin cloro, así como de fermentar tus propias hortalizas. Son convicciones fuertes pero procuro no ser radical. Yo creo que lo básico es huir de los alimentos procesados y de los pesticidas y el cloro. Y del trigo. Me hace gracia hablar de esto y mientras me estoy tragando el smog de Madrid, que llevamos un otoño digno de mención en lo que a contaminación se refiere.

      Si no tienes más opción, los probióticos de laboratorio sirven, pero es mejor consumir alimentos caseros fermentados, y además lo más variados que puedas (es decir, fermenta distintas verduras, consume yogur hecho por ti, cerveza natural, aceitunas y kombucha) porque siempre habrá más cepas así que de la otra forma.

      Creo que hay que repoblarse haciendo vida natural: una manzana del árbol, la lavo en la fuente y me la como.

      Eso es, para mí, lo acertado.

      • Buenos días. Te escribo desde Uruguay. Tengo un hijo de 9 años con diagnóstico de TDAH y uno pequeño de 4 años, que al no manejar su nivel de ansiedad se depila (literalmente) la cabeza arrancándose los pelos sin siquiera darse cuenta muchas veces. Con el mayor, tras su diagnóstico, iniciamos un tratamiento con metilfenidato, con resultados contrarios a los esperados (le incrementaba los episodios de desborde emocional). Entonces comencé un tratamiento natural a partir de la lectura del libro de Natasha Campbell. Desde hace cinco meses no consumimos gluten, azúcar, ni leche de vaca. No consumimos más alimentos congelados ni de casas de comida rápida . Cambiamos la sal común por sal rosa del Himalaya, que al parecer es más nutritiva y no perjudicial como la otra. Además incorporamos a la dieta yogur de cabra hecho en casa y chucrut también elaborado por mi. Esto ha traido cambios notorios y muy positivos con respecto a la actitud y el comportamiento de nuestros hijos (sobre todo en el mayor). El tema es que para hacer el tratamiento completo, debería poder fermentar más verdura, pero aquí no se venden los iniciadores de fermentación de los que habla la autora y lo único que he podido fermentar es repollo (chucrut), ya que este no necesita iniciadores. La pregunta es, ¿CÓMO FERMENTO VERDURA DE MANERA NATURAL? La autora también plantea el uso de suero del yogur, pero yo no logro sacar suero del yogur que hago.
        Agradezco su ayuda. En mi país estos tratamiento están muy lejos de la medicina tradicional y yo ando informando a los especialistas de mi hijo, más que asesorándome con ellos.

  4. Buenas! está muy interesante tu blog, felicitaciones!
    Hace unos meses incursiono en la alimentación crudi-vegana. Actualmente elaboro y consumo diariamente kimchi, kéfir y quesos de semillas fermentados. Quería conocer tu opinión con respecto a la cantidad recomendada de consumo de estos alimentos. Es decir, cual sería el mínimo necesario para mantener balanceada la flora intestinal, y evitar molestias gastrointestinales (debido al exceso de fibra de mi alimentación seguramente). Muchas gracias por tus aportes! saludos!!

    • Buenas Sofia:

      Para mí sorpresa, tuve que comer una buena cantidad los primeros meses. Comencé el tratamiento con la idea de que en poco tiempo obtendría resultados, pero el proceso se alargó más de lo esperado.

      Esto me llevó a pensar que estaba muy desequilibrado en lo que a microbiota se refiere. Por eso creo que el consumo de fermentados debe ser diario y abundante, además de variado. Esto debe hacerse así porque hay muchos factores que acaban con la flora bacteriana. Se trata de añadir diversidad biológica al intestino, como hacemos con los bosques. Cuantas más especies convivan, mejor. Es pura ecología.

      Así que todos los días hay que apañárselas para ingerir probióticos, si no es en forma de verduras, en forma de bebidas, o productos animales. La idea que me he ido formando es que hace unos años todos los alimentos se consumían con una cierta fermentación y la mantenían. Hoy esa fermentación se para y ya no nos sirve. Pues hay que volver a los alimentos vivos.

      Saludos.

  5. Buenos días. Te escribo desde Uruguay. Tengo un hijo de 9 años con diagnóstico de TDAH y uno pequeño de 4 años, que al no manejar su nivel de ansiedad se depila (literalmente) la cabeza arrancándose los pelos sin siquiera darse cuenta muchas veces. Con el mayor, tras su diagnóstico, iniciamos un tratamiento con metilfenidato, con resultados contrarios a los esperados (le incrementaba los episodios de desborde emocional). Entonces comencé un tratamiento natural a partir de la lectura del libro de Natasha Campbell. Desde hace cinco meses no consumimos gluten, azúcar, ni leche de vaca. No consumimos más alimentos congelados ni de casas de comida rápida . Cambiamos la sal común por sal rosa del Himalaya, que al parecer es más nutritiva y no perjudicial como la otra. Además incorporamos a la dieta yogur de cabra hecho en casa y chucrut también elaborado por mi. Esto ha traido cambios notorios y muy positivos con respecto a la actitud y el comportamiento de nuestros hijos (sobre todo en el mayor). El tema es que para hacer el tratamiento completo, debería poder fermentar más verdura, pero aquí no se venden los iniciadores de fermentación de los que habla la autora y lo único que he podido fermentar es repollo (chucrut), ya que este no necesita iniciadores. La pregunta es, ¿CÓMO FERMENTO VERDURA DE MANERA NATURAL? La autora también plantea el uso de suero del yogur, pero yo no logro sacar suero del yogur que hago.
    Agradezco su ayuda. En mi país estos tratamiento están muy lejos de la medicina tradicional y yo ando informando a los especialistas de mi hijo, más que asesorándome con ellos.

    • Gabriela:

      La prioridad en vuestro caso es aportar fermentados a vuestro hijo, con una buena variedad de cepas y que contengan, además, buen aporte de fructoligosacáridos. El alimento fermentado ideal es el kimchi, porque además es muy difícil que se estropee y, más aún, antes de meterlo en la olla de fermentación, se ha eliminado la sal. Para fermentar kimchi, sigue el artículo de este blog, o de cualquier otro, porque se enseña en muchos sitios y vídeos. No hace falta ningún iniciador de fermentación, tan solo sigue las instrucciones del artículo y fermenta. No hace falta sacar suero del yogur, basta con verdura y sal.

      Mi consejo es que, además de Kimchi, consuma también kéfir (de leche o de agua) y algún yogur (griego o no) pero que sea sin azúcar y natural. No valen postres lácteos (que han sido sometidos a pasteurización después de fermentarlos).

      Usa mejor sal marina sin depurar, es decir, auténtica.

      A ver qué tal os va. Suerte…!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here