Inicio apéndice El apéndice es un almacén de bacterias beneficiosas

El apéndice es un almacén de bacterias beneficiosas

2820
1
Compartir

 

La función del apéndice humano ha sido durante mucho tiempo un rompecabezas. La delgada bolsa que se ramifica al comienzo del intestino grueso parece no servir para ningún propósito; en estudios a largo plazo, los pacientes que han sufrido las apendicectomías no muestran efectos dañinos. Además, incluso los apéndices sanos se eliminan regularmente durante muchas cirugías que no tienen relación. En palabras del anatomista Alfred Romer, parece la principal función del apéndice es “el apoyo financiero de la profesión quirúrgica” (1).

En su libro de 1849, El origen del hombre, Charles Darwin sugirió que el apéndice puede ser una estructura vestigial -una parte del sistema digestivo que fue útil en algún momento a principios de la evolución, pero desde entonces ha perdido su objeto. Esta parece ser la opinión generalizada entre el público en general. Pero hay problemas con ella. Por ejemplo, el apéndice se encuentra en conejos, marsupiales, y zarigüeyas, así como en los primates. Este patrón errático de aparición en distintas ramas evolutivas sugiere que el apéndice no es vestigial y que está hecho para algún propósito (1). Pero ¿qué es y para qué sirve?

Una reciente investigación de la Universidad de Duke podría empezar a responder a esta pregunta. Después de un examen de las bacterias que viven en el apéndice y el intestino grueso, los investigadores llegaron a la conclusión de que eran las necesarias para el tracto intestinal. Según William Parker, co-autor del estudio, cuando una enfermedad infecta el intestino el apéndice “actúa como un refugio para las bacterias beneficiosas“(2). Con una enfermedad como la disentería, la flora intestinal puede ser completamente eliminada del intestino debido a las diarreas. Cuando esto sucede, las bacterias que viven en el apéndice pueden repoblar el tracto intestinal (3).

El estudio se basó en una evaluación de las biopelículas presentes en el intestino humano. Una biopelícula es una colonia de bacterias que viven juntas en una superficie sólida o en una matriz extracelular producida por algún otro organismo. Son comunes en muchas especies: algunas plantas liberan azúcares para apoyar las biopelículas en sus raíces, lo que puede ayudar en la absorción de nutrientes; ciertos corales secretan una matriz mucosa para proporcionar un hogar para las biopelículas que los protegen de bacterias dañinas; incluso la placa dental es una biopelicula (4).

El equipo de la Universidad de Duke encontró altas concentraciones de biopelículas en el apéndice, que disminuían a medida que se avanzaba en el tracto intestinal hacia el recto. Pero esto no parece coincidir con la investigación anterior sobre el apéndice – se había sugerido que el apéndice juegaba un papel en el sistema inmune, como se evidencia por los altos números de células linfoides que combaten la infección (3). Pero si el apéndice es un órgano del sistema inmunológico, ¿por qué está lleno de bacterias?…

La respuesta se puede encontrar en la glicoproteína que más comúnmente se produce en el cuerpo humano: la inmunoglobulina A secretora, o sIgA. sIgA es un anticuerpo secretado en grandes cantidades por el tejido linfático en los intestinos, con el fin de proteger contra las bacterias patógenas. Pero el mecanismo de esta protección no se entendía hasta hace poco tiempo (5).

Resulta que sIgA realmente promueve la formación de biopelículas en el intestino. Las bacterias son más capaces de agruparse, así como adherirse a la pared intestinal, cuando sIgA está presente. Esto parece presentar una contradicción al papel de sIgA en el sistema inmune – pero de hecho, sólo sIgA lucha contra los patógenos indirectamente. Promueve la agrupación y la formación de biopelículas en las bacterias normales del intestino, y estos gruesos  biofilms hacen que sea difícil para los patógenos foráneos atravesar la barrera epitelial (5). Así multitud de células linfoides del apéndice en realidad puede actuar para aumentar su concentración de bacterias (3).

La pista final para papel propuesto del apéndice es su ubicación en el tracto digestivo. Como una rama del ciego, al comienzo del intestino grueso, está relativamente aislado del flujo de materia fecal. Este aislamiento, combinado con la estrecha abertura del apéndice, sirve para mantenerlo a salvo de la contaminación por patógenos, por lo que es una excelente “zona de seguridad” para la flora intestinal (3).

Los investigadores de Duke propusieron que algunas de las biopelículas del apéndice se desplazan y cambian regularmente y fluyen por el tracto digestivo. En el caso de una infección que elimina la flora intestinal, son estos retoños de colonias bacterianas las que permiten repoblar el intestino (3).

Así que tal vez el apéndice ya no será visto como un vestigio inútil de un tiempo anterior. Sin embargo, todavía existe el hecho de que las apendicectomías no causen efectos perjudiciales – ¿no demostraría esto con bastante claridad que el apéndice no tiene ningún propósito?…  Bueno, más o menos. En las sociedades industrializadas, las prácticas de la medicina y la higiene de los alimentos modernos prácticamente han eliminado el riesgo de enfermedades del intestino que ha sido limpiado de bacterias por una disentería. Así que para el ciudadano occidental promedio, este nuevo estudio no cambia realmente el estado del apéndice ya que, en cierto modo, se ha convertido en inútil (3). Sin embargo, en los países en vías de desarrollo, la dieta típica es menos higiénica, y las infecciones del tracto digestivo son mucho más comunes. Allí, el apéndice todavía sirve a su propósito (3).

Como las prácticas médicas y sanitarias modernas se extienden por todo el mundo, tal vez el apéndice llegará  a no tener valor para nadie – un vestigio verdaderamente inútil. Pero, hasta que llegue ese día, sintámonos un poco orgullosos de que el mundo finalmente haya reconocido el valor del apéndice.

Artículo original: http://dujs.dartmouth.edu/winter-2008/a-bacterial-safe-house-a-new-role-for-the-appendix#.VT4ZuCHtlBd

Referencias:

  1. D. Theobald, El Órgano vestigial del apéndice vermiforme humano (2007). Disponible en: http://www.talkorigins.org/faqs/vestiges/appendix.html (4 de noviembre de 2007).
  2. “Los científicos pueden haber encontrado el propósito del apéndice” Associated Press (2007). Disponible en: http://www.msnbc.msn.com/id/21153898/index.html (4 de noviembre de 2007).
  3. R. Bollinger, A. Barbas, E. Bush, J. Biología Teórica 249, 826 (2007).
  4. Dr. John Lennox y el Centro Estatal de Montana para Biofilm Engineering, una biopelícula Primer (2006). Disponible en http://www.biofilmsonline.com/cgi-bin/biofilmsonline/ed_intro_primer.html (5 de noviembre de 2007).
  5. M.Everett, D. Palestrant, S. Miller, R. Bollinger, Clínica y Aplicada Inmunología opiniones 4, 321 (2004).

1 Comentario

  1. […] La hipótesis de la que partí era la siguiente: que la rinitis crónica se debía a una infección por cándida. Y la hipótesis ampliada: la infección por cándida se debía a la carencia absoluta de flora intestinal, debido a los largos periodos de tratamiento con antibióticos a los que había sido sometido. Meses más tarde amplié más aún la hipótesis: yo fui operado de apendicitis a los 18 años, con lo cual mi intestino no podía recuperarse ante una pérdida de la flora bacteriana por antibióticos (ver este artículo: el apéndice es un almacén de bacterias beneficiosas). […]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here