Inicio fermentación maloláctica Fermentando kiwis y manzanas con jengibre

Fermentando kiwis y manzanas con jengibre

204
0
Compartir

La fermentación de frutas suelo hacerla menos que la de verduras. En parte porque me siento servido con las bacterias que me proporciona la versión salada y porque el sabor dulce me gusta menos. Pero no está de más hacer de vez en cuando fermentados con frutas y usando azúcar o miel.

En esta ocasión traigo una bebida de sabor picante y con efervescencia: la mezcla de kiwis, manzana y jengibre.

Preparación

Para preparar esta bebida, he escogido varios kiwis (verdes y amarillos) y una manzana verde. A esto le he añadido un poco de jengibre. Es preferible que los kiwis estén maduritos. De hecho, es una manera de aprovechar la fruta antes de que se estropee.

Se pelan las frutas y se van apartando en un cuenco. Luego habrá que trocearlas antes de echar agua.

Se añade el jengibre, un trozo, que le dará un sabor picante.

Y se endulza con un par de cucharadas de miel natural y un poco de panela (azúcar de caña).

Se cubre con agua hasta arriba el cuenco y se remueve bien. Se deja reposar en la cocina, fuera de la luz, durante tres o cuatro días. Cada día hay que remover con una cuchara de madera dos o tres veces.

Se deja reposar
Se deja reposar tres o cuatro días en la encimera de la cocina

Al cuarto o quinto día, la espuma habrá subido a la superficie y ya empieza a oler un poquito alcohólico.

Fermentación tras unos días
Espuma que aparece tras la fermentación durante tres o cuatro días

Medición del pH

Medimos el pH para asegurarnos de que la fermentación es adecuada.

Medimos el pH
Medimos el pH del fermentado antes de consumirlo

Entonces extraemos un poco del líquido fermentado y medimos el pH con un medidor calibrado. En esta ocasión la medida es 3.6 lo cual es inmejorable, porque nos indica que se ha producido una fermentación efectiva, se han generado BAL (bacterias ácido lácticas) y esto ha hecho bajar el pH. Esta medida nos indica también que no hay Clostridium (botulismo).

Filtrado

Así pues, filtramos la fruta y nos quedamos con el líquido exclusivamente, que guardamos en un frasco de vidrio y metemos en la nevera. Se puede servir con un poco de menta, o incluso con unas gotas de limón.

Hay quien prefiere aprovechar la fruta, en una ensalada o en forma de compota, y no tira los trozos.

Filtrado
Filtrado
Se bebe con hielo y limón
Se bebe con hielo y limón

 

 

¡¡Este artículo ha sido leido 188 veces!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here