Inicio Cándida Historia de una rinitis crónica y como se curó

Historia de una rinitis crónica y como se curó

4922
10
Compartir

alerji

RINITIS CRÓNICA

¿Sufres rinitis crónica?… es decir, ¿tienes la sensación de estar acatarrado continuamente y con la nariz taponada, sin posibilidad de respirar cómodamente, con mucha cantidad de mocos a todas horas, lo que te obliga a estar sonándote siempre?…

¿Has pensado que podría ser alergia?… seguramente ¿verdad?…

¿Has probado todas las soluciones frente a los resfriados y no te han dado resultado?… seguramente has probado a vacunarte contra el resfriado común, has intentado subir tus defensas, aumentar la dosis de vitamina C, has hecho vahos, y esto mejora algo la situación, pero vuelve de nuevo a hacerse crónica… ¿verdad?…

¿Además de mocos tienes legañas?… ¿Tus ojos suelen secretar pus blanco por el lagrimal, sobre todo el ojo izquierdo?…

¿Has estado sometido a algún tratamiento con antibióticos fuerte?…

Pues si te ocurre todo esto, quizás debes plantearte que lo que te ocurre no es un catarro común por infección bacteriana, ni una alergia, sino que te encuentras frente a una infección por hongos que, además de ser sistémica, ha invadido tus senos nasales y paranasales.

INFECCIÓN POR HONGOS

Este sitio web trata principalmente de las bacterias intestinales (microflora intestinal) y de los efectos que produce su desaparición.

La ausencia de la microflora se manifiesta en cada sujeto de una forma distinta, aunque hay una regla común: la invasión del cuerpo por otros microorganismos oportunistas. Y estos microorganismos pueden ser otras bacterias, que pueden ser perjudiciales, u hongos o virus.

La invasión por hongos es la más común, debido en parte a su alimentación, ya que es básicamente azúcares (hidratos de carbono) y eso es algo de lo que se suele abusar últimamente, precisamente por prescripción facultativa.

En efecto, la dieta rica en carbohidratos se aconseja desde todas las instancias autorizadas como la adecuada para el desarrollo y se vende como el tipo de alimentación “sana”, inmejorable para aquellos que tienen que hacer grandes esfuerzos laborales y deportivos. A los trabajadores se les dice que el cerebro quema azúcar y a los deportistas que antes de hacer deporte deben comer carbohidratos, pues será de lo que el cuerpo se alimente en el momento del sobre-esfuerzo.

Precisamente de estos azúcares se alimenta un hongo presente en todos nosotros, la Cándida (Candida albicans) y que no tiene por qué dar problemas, siempre que tengamos nuestra microflora en buenas condiciones. La cándida es un saprófito, es decir, se alimenta de otro organismo, de sus desechos.

candida

CÁNDIDA Y CANDIDIASIS

Como digo, la Cándida es una levadura (un tipo de hongo) normal en nuestros cuerpos.

Las levaduras son microorganismos eucarióticos, los cuales se reproducen asexualmente por un proceso específico de división celular conocido como gemación. Este proceso de división implica la producción de nuevo material celular proveniente de la superficie de la célula. Cuando el brote o yema ha crecido y se encuentra en su tamaño óptimo, se produce la división celular y se forma un tabique o septo entre las dos células.

La mayoría de los médicos y publicaciones médicas dicen y explican que la cándida se encuentra en tres sitios: la boca, la vagina y el intestino. Es decir que, si llegan a la conclusión de que tiene candidiasis (infección por cándida) en la vagina, te darán un fungicida para la vagina. Si ocurre eso mismo con la boca, te darán un fungicida para la boca. En algunos casos te darán un fungicida sistémico que matará (o lo intentará) la levadura en todo el cuerpo.

El problema es que todos estos remedios parciales no acaban con la cándida. Quizá mitigan los síntomas de forma temporal pero, si la candidiasis está extendida por todo el cuerpo, lo más normal es que antes o después vuelva a aparecer el hongo.

La cándida suele ocupar “nichos”:

Los microorganismos del género Cándida son oportunistas que se encuentran como comensales en cavidad bucal, intestino, vagina, secreción bronquial y piel del hombre y de ciertos animales. En la cavidad bucal la colonización es significativamente distinta de sitio a sitio.

Algunas consideraciones sobre la Cándida Albicans

En los sujetos inmunodeprimidos o sometidos a tratamiento de antibióticos la infección puede derivar en una candidiasis, es decir una extensión de la levadura por todos los tejidos del cuerpo del hospedador.

LA HIPÓTESIS

Con mi caso en particular, yo he sido sometido a largas operaciones en quirófano en varias ocasiones en los últimos años, con los consiguientes periodos de recuperación a base de antibióticos, sin que nadie me dijera después que tomara “probióticos”. No obstante, soy un gran aficionado al yogur desde hace muchos años y nunca he dejado de tomarlo.

Pero, por lo que se ve y demostraré más adelante, el yogur no es suficiente para solucionar una infección de cándida.

La hipótesis de la que partí era la siguiente: que la rinitis crónica se debía a una infección por cándida. Y la hipótesis ampliada: la infección por cándida se debía a la carencia absoluta de flora intestinal, debido a los largos periodos de tratamiento con antibióticos a los que había sido sometido. Meses más tarde amplié más aún la hipótesis: yo fui operado de apendicitis a los 18 años, con lo cual mi intestino no podía recuperarse ante una pérdida de la flora bacteriana por antibióticos (ver este artículo: el apéndice es un almacén de bacterias beneficiosas).

SÍNTOMAS QUE APOYABAN LA HIPÓTESIS

La rinitis era algo muy molesto que buscaba eliminar pero había, sin duda, otros síntomas que apoyaban la hipótesis. Estos eran los siguientes: largos periodos de depresión, estreñimiento, gases y malas digestiones. También podrían entrar entre los síntomas la mala absorción del calcio y el hierro y las fracturas regulares de huesos.

Como se ve, todos estos síntomas tomados por separado podrían llevar a lo mismo: ausencia de flora intestinal debido a los largos tratamientos con antibióticos, pero aparentemente mi organismo era un cúmulo de problemas con distintas causas no conectadas entre sí.

dessol

PRIMERAS SOLUCIONES

Una vez elaborada la hipótesis (falta de flora intestinal) decidí poner en práctica una serie de medidas para combatir dicha causa. Los pasos que di fueron estos:

  • Dejé de beber agua con cloro. Intuí que el cloro estaba perpetuando el problema de la falta de flora intestinal. Radicalmente, dejé de beber agua con cloro. Compré una jarra con filtro y todas las comidas las empecé a preparar y a cocinar con esa agua. El agua bebida, lo mismo, filtrada siempre.

  • Empecé a fermentar verduras y otras hortalizas, como repollos, lombardas, puerros, zanahorias y garbanzos.

  • Dejé de alimentar a la Cándida, restringiendo al máximo la ingesta de azúcar (eliminada de mi dieta) y dulces y limitando la ingesta de hidratos de carbono al mínimo imprescindible.

Y comencé a dosificarlos en mis comidas. Me llevó más de dos meses eliminar la rinitis, pero un buen día noté que respiraba mejor y, poco a poco, a lo largo de dos semanas, la mejoría se hizo más patente, hasta que la rinitis desapareció por completo durante varios días seguidos. La mejoría se estableció como permanente (la rinitis desapareció completamente) al cabo de un mes más.

(Estos anuncios que pongo a continuación son una muestra de la cantidad de libros que están saliendo en relación a este tema: la candidiasis)

                                                         

MÁS MEJORAS

Pero lo mejor estaba por venir, ya que un par de meses después noté que desaparecía también la depresión. Pasé por un periodo muy malo, con un estado de ánimo muy bajo, sufriendo diariamente muchas ideas sobre la muerte y suicidas, sensaciones todas ellas acompañadas de malestar personal, baja autoestima, misantropía y múltiples neurosis y paranoias. Os digo de verdad que este fue, con mucho, el periodo más depresivo de mi vida. ¿Por qué precisamente éste, en el que estaba poniendo fin al problema?… (yo ahora creo que porque dentro de mí se estaba librando una tremenda batalla contra la cándida. Estoy investigando mucho sobre esto y lo he explicado más a fondo en este artículo: las crisis curativas).

Y, un buen día, sin casi darme cuenta, dejé de sentirme mal y pasé a sonreír y sentirme bien, a lo que no daba crédito. La depresión había desaparecido. No era posible… Pues sí, sí lo era. Llevaba ya tres meses comiendo sistemáticamente cada día un poco de chucrut, y lo había conseguido…

Otra cuestión sin duda importante fue la mejora de las digestiones: desapareció el estreñimiento crónico.

RESUMEN

Parece que yo me había convertido en una víctima más de la candidiasis sistémica, una pandemia que está extendidísima y que la sufre en silencio (y con desconocimiento) una gran parte de la población.

Los antibióticos son utilísimos pero acaban con todas las bacterias de nuestro cuerpo de forma indiscriminada.

El cloro del agua corriente es también muy útil para evitar ciertas enfermedades, pero antes de beber el agua hay que filtrarla y eliminarlo, porque acaba también con las bacterias beneficiosas que hay en nuestro intestino. Y estas bacterias, no es que sean beneficiosas, es que nos son imprescindibles para mantenernos con salud.

NO HAY QUE BAJAR LA GUARDIA

Unos meses más tarde volví a sufrir la rinitis… ¿qué hice mal?… tras varios meses de eliminación de los síntomas, se me acabaron las reservas de chucrut casero y fui alargando los días en que lo consumía. Era el periodo de vacaciones y no podía centrarme en prepararlo en casa, y además estaba desplazándome de viaje. En resumen, que dejé de comerlo sistemáticamente como había hecho antes. Además, pensando que el problema estaba solucionado, volví a comer pan regularmente. Así que al llegar el otoño, ya empezaron de nuevo los síntomas.

La alarma la disparó un bote de miel campestre que me regaló una vecina cuando estuve en mi casa de Asturias. Allí tienen panales y recogen la miel de las abejas. Mi vecina me obsequió con un bote de miel natural (¡¡qué gozada, miel natural…!!) y empecé a usarla para endulzar mi té mañanero. Y casi sin darme cuenta, los síntomas de la candidiasis ¡¡comenzaron de nuevo…!!.

Como ya había empezado a producir chucrut otoñal, dejé inmediatamente el pan y todo el trigo, la miel, el azucar, compré stevia  para sustituir a cualquier endulzante y me encomendé al patrón de los imposibles, dándome golpes en el pecho y reconociendo que había metido la pata: no hay que bajar la guardia. 

Lo peor fue el periodo de curación: como ya he avisado en otro sitio en este mismo artículo, los periodos de depuración pueden ser especialmente difíciles. En mi caso se manifiestan con una depresión profunda, y un exagerado malestar emocional. Desde entonces he aprendido mucho y ahora sé que, cuando estamos depurando o cuando nuestras bacterias beneficiosas están combatiendo la candidiasis, se producen muchas toxinas que el cuerpo tiene que eliminar y darles salida. Hasta que se establece un nuevo equilibrio, el malestar se mantiene y hay que ser muy cauto y sabio para enterarse de lo que está ocurriendo, porque lo inmediato, si no lo piensas mucho, o si te dejas aconsejar por un profesional que no te conoce ni sabe el proceso por el que estás pasando, es que vaya a combatir los síntomas, añadiendo más química y empeorando el problema. Hay que pasarlo, y saber lo que ocurre ayuda mucho.

Por suerte, este nuevo periodo de bajón me sirvió para comprender que mi problema no era solo una candidiasis, sino algo mucho más extenso: el intestino permeable. Así que, de esta, decidí que ya estaba bien de consumir trigo. Los únicos glúcidos que tomo ahora son los del pan de arroz y los que vienen en los vegetales.

¡¡Este artículo ha sido leido 6178 veces!!

10 Comentarios

  1. ¿En qué estudios te basas para hacer la afirmación acerca del agua clorada?. El nivel de cloración es mínimo y si fuera como dices TODOS bebiendo agua clorada tendríamos problemas y creo no es así. Como aportas documentación, te agradecería me la facilitaras sobre el tema. Gracias

  2. Hola, imitaré lo hiciste tú, comenzaré a fermentar el repollo y tendré que eliminar el pan, azúcar. Soy Vegana y pensé que con ello solucionaría mi problema. Pero llevo dos meses con hongos, los míos son ena zona íntima y duele mucho, desde pequeña me han recetado antibióticos ya sea para infecciones, resfriados, y hubo un tiempo que sólo consumía pastillas hasta que un ginecólogo me dijo que no flora estaba reducida por tanto medicamento que no ayudaba, así que me agiante los dolores pero ya son años y no lo soporto. Así que busqué probióticos, para consumir y llegué aquí, cuando como pan me hace mal, papas, y tanta cosa que me he limitado, y tengo pena, me deprimo fácil, y quizás tenga que ver con tal cándida, aparte de fermentar el repollo (col) que más me recomiendas?? Pensé en consumir un diente de ajo diario con agua destilada, ya que dices que el agua que sale del grifo no es recomendable. (Eso entendí) y bueno dejar los azúcares. Es un infierno vivir así y tengo sólo 25 años y llevo con esto desde niña. Imagina!!

  3. Alejandra, todo lo que me cuentas parece parte de mi vida: también yo pensé y usé los ajos, las perlas de ajo, y es verdad que es un infierno. Pero te aseguro que funciona y que lo más importante es suprimir las fuentes de azúcar: panes y bebidas azucaradas, dulces, etc…

    Ojo: si lees en los artículos sobre las crisis depurativas, lo vas a pasar mal. La cándida no se va de rositas, antes de irse va a eliminar un montón de toxinas y vas a pasar por periodos peores, en los que te vas a sentir muy muy mal, muy deprimida, te lo aseguro, pero llegará un día, con ayuda de tomar chucrut diariamente, que esa sensación desaparecerá.

    Así que me imagino…!!

    Estoy contigo, y te apoyo desde aquí en tu batalla personal contra el hongo.

    Suerte!!

  4. “La rinitis alergica es una inflamacion de la mucosa debida a una causa alergica, mientras que el resfriado comun es un proceso infeccioso de la mucosa nasal y de la faringe, casi siempre de origen virico”, explican los alergologos Antonio Valero y Jaime Sanchez.

  5. No creo que la rinitis sea producida por invasión de hongo cándida en la nariz. Ésta puede ser debido a una alergia alimentaria (histaminosis), y al eliminar esos alimentos (que en tu caso se algún carbohidrato el que te producía esa alergia) y estar un tiempo sin consumirlos puede que desaparezca.

  6. Yo llevo casi un mes consumiendo probióticos al mismo tiempo que dejé bastante la comida procesada, los alimentos refinados, etc. Mi digestíon se recuperó, ya no tengo aftas bucales pero sigo con la put@ rinitis vasomotora. Realmente no estoy convencido que los probíoticos puedan eliminar la cándida, más bien pienso que se trata de alcalinizar el cuerpo, ya que al parecer la cándida muere en medio alcalino. Digo esto ya que el otro día, de casualidad, tomé bicarbonato de sodio y limón (tenía unos limones al pepe y bicarbonato así que preparé la bebida). A la noche, cuando fuí a dormir, realmente la pasé mal, di vueltas en la cama toda la noche, sin poder pegar un ojo (creo que la cándida sintió el efecto de bicarbonato y me lo hizo saber). Al dia sigueinte volví a tomar esta combinación de bicarbonato y limón, y ahora llevo 4 días tomándola. Tengo que admitir que respiro mejor, pero no como debería. Creo que es cuestión de tiempo, la cándida se va a cansar y se va a ir a la mierda. ME TIENE RE PODRIDO ESTE BICHO LA PUTA MADRE!!

    • Hola Juan:

      Si lo piensas un poco, nunca vas a poder alcalinizar el cuerpo, porque él se auto regula solo. El cuerpo siempre tiene el mismo pH, y podrás bajar o subir el pH de forma artificial durante cortos periodos en el estómago, pero pronto volverá a su estado anterior. La candidemia se extiende por todos los tejidos. ¿Tomando bicarbonato de Sodio crees que vas a limitar la candidiasis?… permíteme que lo dude. Yo he conseguido erradicar la rinitis en un 90% del tiempo. A veces, temporalmente y por cortos periodos, vuelvo a tener síntomas, pero ya no es lo mismo. La cándida no se cansa, la tienes que convencer de que ese no es su sitio.

      Por cierto, un mes es poco tiempo. Yo me tiré casi un año hasta que conseguí resultados firmes.

      Suerte.

  7. Hola probiótico.
    Realmente es difícil saber lo que ocurre a nivel molecular. Concuerdo con vos con respecto al equilibrio constante del ph que debe mantener el organismo, pero cuando hay saturación de iones hidrógeno (debido al exceso de que “acidifican”) y además, no se suministra con la dieta alimentos ricos en minerales que neutralizan dichos ácidos, el cuerpo extraerá Ca, Mg, Na, K de si mismo para poder neutralizar, y eso seguramente debilita el sistema inmunológico, aprovechando la cándida para proliferar. Quizás el bicarbonato ayude a neutralizar la acidéz sin sacrificar minerales del propio organismo, eso permite al sistema inmunológico luchar contra los patógenos. Es mi opinión, no significa que sea verdad. Está bueno debatir. Aunque voy a seguir consumiendo sistemáticamente probióticos y ver que pasa.

    Saludos!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here