Inicio Almidón resistente Mejorando la situación del intestino permeable

Mejorando la situación del intestino permeable

5535
9
Compartir

 

Quiero recordar que los artículos presentes en este blog me sirven a mí como “diario” de salud. Y me permiten ordenar mis ideas a la vez que exponerlas. Ahora estoy embarcado en sanar mi intestino porque, después de muchas indagaciones, estoy convencido de que sufro de permeabilidad intestinal.

Bien, pues una vez que hemos “sospechado” que tenemos un intestino permeable… ¿qué hacer para mejorar la situación?. Varias estrategias pueden ser puestas en marcha a la vez, y ninguna de ellas es especialmente radical o trabajosa. Pero sí exigen constancia.

La mejora se basa en reconstruir el epitelio intestinal dañado, por un lado, y en evitar que siga dañándose, por el otro.

Cómo reconstruir el epitelio dañado

Para reconstruir el epitelio dañado, hay que echar mano del butirato, Ácido Graso de Cadena Corta (AGCC) del que hemos hablado ya en en varias ocasiones y de la L-Glutamina. Este último es un aminoácido muy usado como potenciador de la musculatura y que, en este caso, servirá para reconstruir las células del epitelio. El butirato lo vamos a generar nosotros mismos porque es producido por la flora intestinal. Es un subproducto de la metabolización de los prebióticos por las bacterias intestinales. Y es básico porque elimina la inflamación intestinal, por varios caminos. Y lo mejor, el butirato lo generamos nosotros a través de la fermentación de la fibra no digerible. Así que, para eso, es necesario aportar fibra en forma, preferentemente, de almidón resistente (AR). Tenemos varias formas de aportar este almidón resistente y todas son muy baratas:

  • Comiendo alimentos con un alto contenido en fibra resistente. Esta fibra resistente lo es porque sus cadenas de glúcidos son largas y no se rompen (en frío). Estos incluirían:
    • Patata cocida fría: en ensalada campera, ensaladilla rusa, etc…
    • Yuca cocida fría.
    • Plátano verde.
    • Plátano macho, cocinado y enfriado.
    • Otros alimentos que aporten fécula o almidón, pero fríos, porque si los tomamos calientes se estropea el invento, es decir procurando que esos alimentos no estén calientes, porque se pierde la “resistencia” debido a la disociación en glúcidos más cortos.
  • O bien tomando directamente fécula de patata. Esto lo hago ahora mucho. Es barata y fácil de conseguir. No quiero hacer publicidad, pero me veo obligado (y no me llevo comisión, que conste) porque aquí en España, la manera más directa y fácil que he encontrado ha sido comprar la de Santiveri. Un amable lector ha aportado otras marcas más baratas en los comentarios de abajo.

pdp2

 

  • ¿Cómo tomar el almidón resistente? ¿Cuanto tomar?… Por todo lo que he leído, hay que tomar en abundancia. Hay que tener en cuenta que es un polvo muy liviano (esa caja de la foto es de 250 grs) y se disuelve bien en agua fría, así que en un vaso de agua, se pueden disolver fácilmente dos cucharadas soperas y remover continuamente porque tiende a precipitar. Esto yo lo tomo una vez por la mañana y otra antes de acostarme. ¿Por qué así?… porque de esta manera aprovisiono mi intestino cada doce horas de un buen alimento para las bacterias intestinales, las cuales suelo ingerir en la comida del mediodía. Podría tomar patatas cocidas frías, y de hecho lo hago a veces, no hay problema. Esto me soluciona el aperitivo en el bar (las consabidas patatas al ali oli o la tortilla de patatas fría). También me soluciona el bocado a media mañana, pero es más difícil encontrar plátanos “verdes”.
  • Tomando probióticos regularmente. Lo siento, soy un verdadero seguidor del chucrut hecho en casa y he organizado mis comidas para que, al menos, tres o cuatro días de cada semana, puedan ir acompañadas de este fermentado. Los meses que llevo sin depresión, sin rinitis y sin problemas digestivos son suficientes para convencerme de que voy por buen camino.
  • Comiendo verduras y frutas y eliminando los zumos. Las frutas, enteras.
  • Suplementar tus comidas con L-Glutamina. La Glutamina parece jugar un papel importantísimo en la reconstrucción de la mucosa de la pared intestinal (ver este artículo, éste y este otro, pero hay muchos más…). La L-Glutamina conviene tomarla en dosis crecientes y comprarla mejor en polvo, no en cápsulas, ya que sale más cara y es al final la misma.

Y ¿cómo evitar que siga dañándose el epitelio intestinal?…

  • Dejando de consumir alcohol. O, al menos, consumiendo menos alcohol y que sea de calidad. O bien, compensar cada consumo de alcohol con un consumo de probióticos (es decir acompañar el alcohol con alimentos fermentados vivos). Recuerda que los probióticos combaten las bacterias Gram negativas que alimenta el alcohol, y que producen endotoxinas que, a su vez, producen permeabilidad intestinal.
  • Dejando de tomar trigo y gluten. Es decir, reduciendo el consumo de hidratos de carbono y glúcidos al mínimo y escogiendo cuidadosamente aquellos que no tienen gluten ni trigo moderno. ¿Quieres comer pan?… escoge pan de arroz. ¿Quieres tomarte la bebida dulce?… no le eches azúcar, sino estevia, por ejemplo.
  • Dejando de tomar café. El café tiene cafeína y la cafeína potencia la secreción de la hormona del estrés, el cortisol. Y está demostrado que el cortisol ataca la microbiota y aumenta los niveles de estrés.

Indicadores de que la cosa va bien

Al mejorar la situación del intestino permeable, ocurren dos cosas principalmente: el cuerpo absorbe mejor los nutrientes y no necesita poner en marcha el sistema inmunológico porque tiene menos sustancias extrañas que rechazar. Se inicia un proceso de recarga de energía y cesan los problemas debidos a carencias de nutrientes.

  • Si eras estreñido, poco a poco dejarás de serlo. Irás notando que la textura de las heces cambia, e incluso el color. Pasarás por etapas intermedias en las que cambiará la dureza y forma de las mismas, pero en unas dos o tres semanas, mejorará y se estabilizará la operación de defecar. El olor de las mismas desaparecerá (sí, es cierto, dejarán de oler a ya sabes qué) y también dejarás de tener gases intestinales. En dos palabras: in-creíble.
  • Mejorarán tus digestiones y desaparecerá el mal sabor de boca o el mal aliento, mucho de lo que podría ser debido al problema del intestino permeable.
  • Dormirás mejor y…
  • Soñarás mucho más que antes. Serán sueños vívidos y coloridos. Y probablemente largos y con argumento interesante. Uno de los efectos del butirato y la fibra prebiótica, unidos a los probióticos, es que fomentan la producción de ciertas neurotransmisores como la Triptamina y la DMT (Dimetiltriptamina) implicados en el sueño, así como la producción de serotonina. Ver en este artículo más detalles. Así que además…
  • Te sentirás mucho mejor: dejarás de estar triste o al menos podrás soportarlo mejor que antes. Esto te dará fuerzas para…
  • Notarás que tienes más energía y empezarás, seguramente, a hacer más ejercicio.
  • La lengua estará limpia y ya no tendrá la capa blanca que antaño podría cubrirla. La lengua sucia se debe a la acumulación de células del epitelio que se desprenden. Es lo que se conoce como lengua “saburral”. Aunque “parece” que esto se debe a una mala higiene (porque esa capa se puede eliminar con el cepillo de dientes), en realidad su causa es más profunda. Verás desaparecer esa capa blanca.
  • Tu piel y tu pelo empezarán a tener mejor aspecto: desaparecerán algunas arrugas y puede que problemas de la piel como el acné. Prepárate para ver más cosas inesperadas, pero que se han reportado en ocasiones, como la desaparición de las canas. Esto no está demostrado pero se sospecha que no solo se deben a los genes.

 

¡¡Este artículo ha sido leido 6523 veces!!

9 Comentarios

  1. Cierto, es bastante más barata que la de Santiveri… y el segundo enlace, irrisorio, como dices.
    Gracias por la información, la tomaré en cuenta…!!
    Saludos

    • En cuanto a las recomendaciones que dices, el primer artículo es la traducción de otro en inglés, y esa es la opinión de su autor. El segundo ya es mío y yo recomiendo exactamente eso: tomar fruta, pero entera. Nada de zumos de fruta. Tomar fruta entera tiene varias ventajas sobre los zumos. Una de esas ventajas es que te sacia antes de haber tomado demasiada, con lo cual limitas la ingestión excesiva de fructosa, que es lo que se quiere evitar para impedir el crecimiento de hongos o para evitar la presión sobre la insulina. La fruta entera tiene todos los nutrientes y en la medida exacta en que son necesarios. Una manzana tiene 25 gramos de glutamina que, si haces zumo con ella, probablemente desaparecen en la pulpa, por ejemplo.

      Es decir, tomar fruta en forma razonable (variada, diaria y no excesiva) aporta proteínas, glúcidos y vitaminas, sin pasarse.

      Probióticos: cada persona se encuentra en un estado muy determinado (de carencia o no) y por tanto la ingesta de probióticos dependerá mucho de este estado. Yo procuro que no pasen tres días sin tomar chucrut, kéfir, o yogur. También pongo gran cuidado en que haya prebióticos en mi alimentación, y hasta ahora, la cosa va fenomenal y estoy pasando el otoño y el invierno por segunda vez sin depresiones ni otros problemas.

      Mi consejo es que, al menos, consumas 1 caja de probióticos cada dos meses y buscando siempre las marcas que tienen más cepas. Mejor más cepas que menos. Por eso los yogures comerciales con una sola cepa, los considero peores.

      Muchas gracias a ti por tus opiniones y la ayuda.
      Saludos
      Antonio

  2. Tengo todos los sintomas de intestino permeable y tambien fisuras en el recto,pero en mi caso, he perdido mucho peso, es eso posible?

    • Es muy posible.
      Con intestino permeable (las fisuras son un indicio de eso), la absorción de nutrientes se ve afectada negativamente. Por eso pierdes peso.

  3. Hola:
    Me llama la atención que no incluyas cereales (en grano) sin gluten en tu alimentación. Mijo, quinoa, arroz integral. Me parecen muy importantes en su justa medida claro incluir en la alimentación. Mencionas el pan de arroz, pero sigue siendo harina, cosa que yo si la excluiría, pero incluiría en arroz integral. En general las harinas no son tan saludables, no?
    Qué opinas?
    Gracias
    Edurne

    • Hola Edurne:

      Desde que escribí ese artículo, he cambiado ya mucho mi alimentación. pero sí he de decirte que no suelo usar mijo ni quinoa, aunque sí mucho arroz integral. Las harinas, ya casi no las uso.
      Saludos

  4. Efectivamente, yo tampoco uso harinas. Pero sí grano completo sin gluten (mijo, quinoa, arroz integral)
    Muchas gracias!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here