Inicio Bacterias No tires la toalla, es una crisis depurativa

No tires la toalla, es una crisis depurativa

2243
2
Compartir

 

Marcha atrás

Este artículo viene a cuento porque me parece necesario describir qué se siente cuando estás pasando por una crisis depurativa. Es algo que a todos nos parece ilógico, porque te dices “¿no me estoy curando?…debería ir mejorando día a día, entonces ¿por qué me siento peor?”. Pero esto es lo que ocurre.

Sucedió que, hace unos meses, había dejado de tomar chucrut porque se me acabaron las existencias. Había dejado de evitar el agua con cloro porque pensé que ya estaba curado y que mis propias bacterias podrían mantenerse… y había vuelto a comer pan, en todas las comidas. Más aún, endulzaba de nuevo mis tés con una rica miel que me habían regalado en uno de mis viajes a Asturias.

Volví a sentir los síntomas de la cándida: mal aliento, rinitis, moqueo, legañas matutinas. Así que decidí que tenía que ponerme en guardia de nuevo: eliminé los dulces, el pan, y comencé a consumir regularmente chucrut casero. Reanudé mis ejercicios con más energía, cada día.

Curiosamente, cada vez que inicio una etapa de “ordenación” de mi flora bacteriana, los síntomas de la depresión aparecen al cabo de unos días. No sé si es exactamente depresión, es más bien “percepción negra de la vida”: me levanto de la cama con alguna idea triste o desesperanzadora, dejo de creer en mí mismo, me brotan pensamientos paranoides y, en general dejo de estar bien conmigo y con los demás. En etapas pasadas, las crisis depurativas fueron peores aún, porque recuerdo la primera vez que empecé a tomar chucrut casero, la idea del suicidio la tuve durante todo el proceso depurativo y, un buen día, por arte de magia, me desperté sin ella… y estaba bien. Estas crisis cada vez son más leves en sus efectos, pero, además, dentro de una de ellas, tienes días de avance y otros de retroceso.

¿Por qué sucede todo esto?

Reacción de Jarisch–Herxheimer

Esta es una reacción natural. la medicina la tiene identificada y se conoce como reacción de Jarisch–Herxheimer.  Cuando iniciamos una etapa de depuración, o cuando empezamos a consumir chucrut sistemáticamente, o simplemente cuando se rompe el equilibrio que había en nuestro organismo entre las bacterias beneficiosas y el resto de los microorganismos, hay muchos seres vivos (bacterias, hongos, parásitos) que son desalojados de sus nichos vitales.

Desalojar bacterias tóxicas de sus nichos vitales significa que ya no pueden vivir en ellos y se mueren. Y nadie muere de forma gratuita. Por un lado antes de morir hay una lucha por la vida, y por otro quedan sus restos. Las bacterias muertas (y las vivas de ciertas especies) producen endotoxinas que son sustancias tóxicas generadas por nuestros cuerpos (léase por las bacterias Gram negativas presentes en nuestros cuerpos), y que deben ser desalojadas cuanto antes por el sistema excretor. Así que durante estas etapas notaremos que sudamos mucho, que olemos peor, que nuestra piel tiene un color extraño, que nuestro aliento es raro. Este proceso dura todo lo que sea necesario, pero principalmente consume mucha energía. Y todo esto afecta no solo al cuerpo, si no a la mente y yo, personalmente, pienso que está implicado hasta el cuerpo sutil, que es nuestro cuerpo energético que nos rodea y soporta la vida. ¿Por qué está afectado también el cuerpo sutil?, porque todo está interconectado. El número de bacterias y virus de que nos componemos es mucho mayor que el número de células en nuestro cuerpo. Así que cuando iniciamos un proceso depurativo, estamos cambiando el 80% de nuestras piezas. Y eso es importante, y no puede pasar desapercibido.

Eliminación de toxinas

El gasto de energía que sucede cuando pasamos por estas crisis hace necesario que seamos cautos a la hora de consumirla. Hay que hacer ejercicio, para que se muevan los fluidos corporales y faciliten la eliminación, pero no de forma excesiva, porque el cuerpo necesita esa energía para hacer el transporte de las toxinas hacia afuera.

Hay tisanas y suplementos que ayudan a eliminar estas toxinas. Las infusiones y bebidas diuréticas ayudan a eliminarlas a través de la orina. La L-arginina, por ejemplo, tiene la función de ayudar en la eliminación del exceso de amonio, en forma de amoniaco (NH4) que es un subproducto de la síntesis de proteínas en los músculos, y mejora la circulación sanguínea.

Pues bien, durante estos periodos de tránsito hacia un nuevo equilibrio, la afluencia de endotoxinas a la sangre para su posterior eliminación provoca toda una serie de síntomas que, aparentemente, nos indican que estamos empeorando. Y te dices “Y si me estoy equivocando?”… pero si mantienes la constancia y eres consciente de lo que haces y, sobre todo, si permaneces fijo en el resultado, hay un día en que desaparecen las nubes y se va la depresión. Lo notas como si apareciera el sol tras una tormenta: ya no estoy triste.

Esto debe hacernos pensar en qué dependientes somos de los factores externos. Somos mecidos o zarandeados por ellos y nuestros pensamientos no son algo aparte. Yo he podido darme cuenta de que mis pensamientos dependen al 100% del estado químico de mi cuerpo. Así que hay que aprender que, puesto que no depende de mí, voy a ignorarlos. Pues bien, hay un día en que desaparecen los pensamientos negros y las emociones destructivas. Hay que tener constancia, como digo, y tener mucha fe en que el cuerpo es capaz de llegar a la curación. Pasarás por periodos de retroceso, pero es necesario, porque las crisis curativas no son lineales, sino más bien son ondulatorias, o cíclicas, como casi todo en la vida sobre este planeta.

SunRise


¡¡Este artículo ha sido leido 2948 veces!!

2 Comentarios

  1. Gracias amigo, se me caen las lagrimas leyéndote. He notado muchas veces como cuanto más intento desintoxicarme (padezco de endometriosis severa, severísima) no solo me siento más enferma sino que aparecen síntomas extrañísimos como falta de aire, ataques de pánico. Al principio pensaba que era mi imaginación pero he podido comprobar un y otra vez que son efecto de la desintoxicación. Lamentablemente cuanto mas nos resistimos a desintoxicarnos más se prolongan estos sintomas “secundarios” espantosos, sin contar con la depresion, los cambios animicos, etc. A veces intento sacar partido de ello y me hago teorías al respecto, pienso que todos estos microorganismos que nos habitan son una parte nuestra muy íntima, forman parte de nuestro “yo” de una manera que todavia no podemos comprender y no es tan facil erradicarlos, forman parte de nuestra energía. ( comentario aparte, alguna vez lei por ahí que se ha podido observar como nuestras propias células se separan de nuestro organismo y comienzan a comportarse como virus… ) Este es el mejor artículo que leí jamás sobre los efectos de la desintoxicación. Me la he pasado mucho tiempo intentando entender por que cuanto mas hacia por sanar más parecia enfermar, por que la enfermedad vuelve una y otra vez, cícilicamente como tu bien señalas, pero lo unico que encontraba era la descripcion de algunos sintomas (nauseas mareos, etc) y nunca la cuestión más importante: no existe una desintoxicacion rápida, es un proceso de transformación muy lento que implica un cambio de energia total y toma muchisimo tiempo. Si a alguien pudiera servirle, he notado que muchos de esos efectos “adversos” se suavizan muchísimo si introducimos los -no se como llamarles- “agente de desintoxicacion” ( chucrut por ejemplo o kefir, etc) muy pero muy lentamente. Es decir, sin dejar de consumirlos pero bajando un poco la dosis (tanto como para sentirnos bien) y subiendola inmediatamente (y gradualmente) cuando nos sintamos un poco mejor (no se si se comprendio), es decir, nunca someternos a sufrimientos insoportables, escuchar al cuerpo atentamente. Esto de acuerdo a mi experiencia personal, seguramente habrá otras opiniones. Personalmente me ha ayudado muchisimo también escuchar a Louise Hay, ella tiene sus audiolibros colgados en youtube en forma gratuita para quien desee escucharlos, particularmente me ha ayudado mucho “La Autocuracion”. Gracias por este sitio, aprendo muchisimo y ya lo he recomendado. Saludos desde Argentina!

    • Maria Cecilia, sólo te puedo decir que es difícil hablar de enfermedades, dolores, malos momentos, etc… en un blog. Desnudarse ante los demás con todas las debilidades no es agradable, pero al menos es auténtico. Cuando yo explico estas cosas es porque me importa que este conocimiento se transmita, porque conocer o saber evita o reduce el sufrimiento. Esa es mi manera de estar aquí, en esta vida. Es seguramente lo que da sentido a mi vida.

      Gracias por tus valoraciones…!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here