Inicio Grafeno Cómo sobrevivir si te obligan a vacunarte

Cómo sobrevivir si te obligan a vacunarte

976
0
Compartir
   Soy de los que piensan que la vacunación es algo que debe ser elegido en conciencia, y con toda la información veraz a tu disposición. Cuando esto falla uno debe poder negarse.
 
   Y cuanto más te obligan, más sospechas tengo de que hay gato encerrado. Además, las insistentes noticias de que los viales llevan sustancias no declaradas (secretas) y las distintas manifestaciones magnéticas, me han hecho sospechar que cuando «el río suena, agua lleva». He aquí el porqué de este artículo.
 

La vacunación NO ES OBLIGATORIA

 
     A día de hoy la vacunación es voluntaria. Y valga para justificar mis palabras el acuerdo de los Fiscales del Tribunal Supremo de España:
 
 
El Tribunal Constitucional suspende la Ley 8/2008, de 10 de julio, de
Salud de Galicia, que faculta a las autoridades sanitarias autonómicas a imponer la vacunación obligatoria a la ciudadanía gallega. 
Puedes descargar aquí la Nota Informativa:
 
 
Y aquí puedes descargarte el Auto del Tribunal Constitucional, de 20 de Julio de 2021:
 

El estado de cosas

 
    Me estoy centrando en recopilar información sobre cómo minimizar los efectos de las «vacunas», por llamarlas de alguna manera. Cada día veo más cercana la posibilidad de que nos obliguen a todos, por eso hay que estar preparados para ese momento y de chafarles el plan. No veo el día en que todos ellos pasen por un tribunal.
 
    Parece ser que: 

Puede haber un número indeterminado de vacunas «falsas» o placebos. Así pues, se estima que la probabilidad de que te toque una de esas en cada dosis es de un 20-30%. Esto está basado en las observaciones de los efectos secundarios inmediatos, en la manifestación de magnetismo, etc… Obviamente, cuantas más veces te vacunes menos a salvo vas a estar.

Todas llevan óxido de grafeno en un gran porcentaje del vial (90-95%) disuelto en agua o en solución salina, aparte de otras cosas indeterminadas. A continuación se puede descargar el informe del análisis de un vial (Vacuna COVID-19 ARNm, Pfizer-BioNTech) :

 

Opiniones de algunos médicos

https://www.globalresearch.ca/actual-contents-inside-pfizer-vials-exposed/5749458

Exportaciones de Grafeno de la empresa china xfnano al resto del mundo. Sigue la misma pauta que la extensión del COVID desde Wu-Han.

El óxido de grafeno se fabrica desde el año 2010 sobre todo en China y se ha ido exportando a todo el mundo. Wu-Han es una de las zonas de fabricación del óxido de Grafeno. La idea dominante ahora es que lo han estado introduciendo de muchas maneras (chemtrails, bebidas, medicamentos, etc…) pero sobre todo en las vacunas de la gripe del 2019. Por tanto es probable que todos nosotros, vacunados o no, en una medida u otra, tengamos en nuestros cuerpos óxido de grafeno. 

El Óxido de grafeno reacciona a los campos eléctricos pulsantes de radiofrecuencia. En el cuerpo suele preferir la zona del corazón y la zona del cerebro. Provoca trombos. De hecho provoca los mismos efectos que la enfermedad llamada COVID-19. Esos efectos los provoca en dos momentos: sin excitar con los campos radiantes y excitado con las radiofrecuencias. En cada una de esas situaciones los efectos son variados y distintos. La facultad añadida de este veneno es que se puede «activar» con el 4G-5G.

 

Grafeno

 
   Sigo estudiando cómo eliminar el grafeno, para el caso de que nos obliguen a inyectarnos. Yo estoy ya casi seguro de que lo único que meten en las vacunas es el grafeno. No hay ARNm ni adenovirus. Si no fuera así, las distintas marcas no serían compatibles. Y no soy yo quien lo dice, es que es algo obvio.
 
    Ellos buscan mantener un nivel óptimo de grafeno en nuestros cuerpos. Con cada inyección nos aportan esa cantidad, pero el cuerpo se encarga de eliminar la sustancia poco a poco. Eso les obliga meternos nuevas dosis cada cierto tiempo. Tenemos que llegar al encendido del 5G con un nivel adecuado para que nuestro organismo «resuene» adecuadamente con las radiaciones que emitan las antenas, cuando llegue el momento, y enfermemos o nos volvamos locos.
 
    Así pues, si no has podido evitar el pinchazo cabrón:
 
1.    Una amiga médico me dice que lo primero es prepararse desde una semana antes a la inyección tomando 1/4 de Aspirina diariamente, lo que nos permitirá fluidificar la sangre y evitar los trombos debidos al grafeno. 
 
2.   La siguiente medida que debemos tomar nada más ser vacunados es ponernos un imán de Neodimio con un plástico transparente (cinta de embalar) o papel adhesivo de color traslúcido en la zona del pinchazo y mantenerlo ahí durante semanas o meses, para evitar que el grafeno se desplace por el torrente sanguíneo. De esta manera «atraparemos» al grafeno en la zona del pinchazo, o al menos a la mayor parte, y evitaremos problemas posteriores. 
 
   Mejor poner más imanes que menos y abarcar más superficie que menos. Es decir, si ponemos un brazalete alrededor del hombro, con tres o cuatro imanes mejor.
 
   Más adelante veremos por qué usar plástico transparente. 
 

¿Por qué los imanes si el carbono no es un elemento magnético?.

 
Se sabe que el grafeno no es magnético, pero sí que se vuelve magnético al entrar en contacto con átomos de hidrógeno. 
 
 
No sé cual es la diferencia entre la sangre y la solución del vial, pero imagino que en la sangre hay átomos libres de hidrógeno, los famosos radicales libres, cosa que no existe en el vial. 
 
 

Grafeno reducido 

 
   A partir de mis estudios al respecto, el grafeno que nos inyectan es Óxido de Grafeno (lo sé porque es transparente ya que en los viales de las vacunas no se aprecia nada extraño).  El óxido de grafeno es un grafeno con átomos de oxígeno. En cuanto entra en el torrente sanguíneo el OG se convierte en OG reducido debido que hay distintos reactivos que interactúan con él y le roban los átomos de oxígeno.  Es reducido porque tiene menos átomos de oxígeno pero aún le quedan algunos. Al quitarle los oxígenos, se desestructura, se rompe. Nunca se consigue eliminar todos los oxígenos. El Grafeno sin átomos de oxígeno es Grafeno, a secas y le llaman «grafeno prístino».
 
   Por ejemplo, el glutatión realiza esa función. 
 
   Se han investigado distintas sustancias para reducir el OG y hay artículos científicos que describen esto: 
 
 
 
Al reducirse, el OG cambia de color y precipita: 
 
 
Es posible que esa imposibilidad de mantenerse disuelto sea la que provoque las aglomeraciones de material y, por tanto, los trombos una vez inyectado. 
 
En principio a nosotros nos interesa que el Grafeno se reduzca porque el grafeno reducido es más biodisponible, es decir se integra mejor con los tejidos. El óxido de grafeno está estudiado que produce la muerte de primates: 
 
 
Es decir, cuando nos inyectan el OG hay un periodo crítico inicial, antes de que pase a OGr, en que puede ser mortal. Pasado ese periodo, casi podemos asegurar que ya no lo es.
 
Hay que decir aquí, que como se demuestre ante los tribunales que esta gentuza está promoviendo la inyección «cuasi-obligatoria» con grafeno, lo de los Juicios de Nüremberg va a quedar en cosa de niños. 
 
 
 

Eliminación del grafeno en sangre

 
Como hemos dicho arriba, la MPO, mieloperoxidasa, enzima presente en los neutrófilos, se encarga de destruir el grafeno. 
 
 
Esta enzima se produce sobre todo en la zona pulmonar. 
 
Pero hay otra manera de degradar el grafeno, y es mediante los ultravioletas (UV)
 
 
 
someter al OG a los rayos UV provoca su degradación y disminuye su citotoxicidad. A mayor tiempo de irradiación, más destrucción del mismo. 
 
¿Significa eso que tomar el sol disminuye la existencia del grafeno inoculado?… parece que sí. 
 
 

Por tanto, resumen final

 
1. Preparación con 1/4 de Aspirina diaria en caso de que nos obliguen a vacunarnos.
2. Imanes de Neodimio en el hombro, desde el mismo momento de la inoculación. Ahí vamos a poder retener al OG en un lugar donde no provoque trombos y quizás también evitamos que el OG viaje a zonas sensibles como el cerebro o el corazón, lugares en los que no que no queremos tener grafeno cuando se enciendan las antenas 5G. Con esto -además- evitamos los problemas iniciales de muchos vacunados.
3. Tomar alcohol y/o fumar nos va a potenciar la producción de la enzima MPO, y trabajaremos en la dirección de «comernos» el OG con la mieloperoxidasa.
4. Tomar el sol, destapando de vez en cuando el plástico que retiene los imanes, hará que los UV penetren en la piel y potencian la destrucción del grafeno.
5. Y rezar…
 
 
 

¡¡Este artículo ha sido leido 1876 veces!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here