Inicio Clostridium Trasplante fecal

Trasplante fecal

1053
0
Compartir
El becario postdoctoral de la Universidad de Minnesota, Matt Hamilton, muestra una muestra de bacterias fecales en el campus de St. Paul, Minnesota, el 14 de noviembre de 2012. La materia fecal se dona y se usa para tratar a pacientes con Clostridium difficile, una enfermedad intestinal que se produce cuando Los antibióticos eliminan la flora intestinal de una persona.

Eugenio Llorente Barrueco

¿Ingerir orina una locura? Entonces, ¿Qué decir de “comer literalmente caca”?.

Las prácticas mencionadas no tienen nada de locura, sino que se trata de prácticas tradicionales ancestrales de lo que se conoce como Medicina Excrementicia.

La Medicina Excrementicia, es parte de la medicina tradicional y consiste en la ingestión de excrementos y desechos orgánicos, humanos o de animales, con fines medicinales.

Concretamente la ingestión de heces humanas ha pasado de ser considerada como locura y superstición a respetado tratamiento terapéutico adoptado como parte legítima de la medicina convencional. La terminología científica al parecer suena bien, y así el procedimiento, tras ser comprobado y experimentado, queda hoy sancionado y bendecido con la denominación “trasplante fecal”, término y procedimiento que va siendo cada vez más conocido.

He aquí pues un relato y tema para este blog.

Tienes que estar muy desesperado para estar dispuesto a tomar una porción de excremento de tu cónyuge, batirlo en una batidora y luego que te lo introduzcan en el recto por medio de un enema.

En abril de 2012, Catherine Duff estaba decidida a intentar hacer lo que fuera. Se encontraba consumida por terribles dolores abdominales, náuseas, vómitos y diarrea, viéndose obligada a permanecer confinada en su casa. Todo ello como consecuencia de estar infectada por Clostridium difficile, una bacteria generalmente controlada por otras “bacterias amigas” del intestino.

El problema se había manifestado cuando tras un tratamiento con antibióticos de amplio espectro se alteró la flora bacteriana normal, la cual había sido capaz de mantener bajo control al Clostridium difficile.

Eliminadas las “bacterias amigas”, el Clostridium asume el control del intestino grueso, lo que causa diarrea (por las toxinas que genera), dolor abdominal, inflamación e incluso sepsis potencialmente mortal.

El cirujano de Catherine propone lo siguiente:

“Lo más fácil sería simplemente extirpar el colon”. A lo que Catherine replica “¿Lo más fácil para quién?».

Tanto el cirujano como la familia de Catherine desconocían la existencia de la terapia del “trasplante fecal”, que podría salvarle el colon y la vida.

Abrumada por la idea de perder el colon, Catherine y su esposo buscaron febrilmente en Internet posibles tratamientos alternativos. Hasta que toparon con una clínica en Australia en que practicaba el trasplante fecal para combatir las infecciones por clostridium. En dicha clínica se conseguía la curación total de la enfermedad en un 90 por ciento de los casos.

A pesar de no tener ninguno de los cónyuges una formación especial sanitaria, pero dada la urgencia del caso, se pusieron manos a la obra siguiendo de manera estricta las instrucciones a distancia de los médicos australianos.

El esposo aportando sus propias heces, las introdujo en el recto de su esposa, por medio de un enema.

El proceso lo iniciaron un día a las 4 de la tarde. A las 10 de la noche de ese mismo día, ¡Catherine se sintió completamente curada! ¡Cuando el día anterior había estado a punto de tener un fallo renal y literalmente sintiendo que se moría!

 

Para terminar, digamos que son muchas las personas en el mundo que mueren a causa del Clostridium difficile, cuando la bacteria se hace resistente a tratamientos con antibióticos y consecuentemente queda perturbada la flora intestinal.

Los trasplantes fecales curan hasta un 90 por ciento de los pacientes con infecciones recurrentes por Clostridium difficile. La medicina convencional de todo el mundo ha adoptado la terapia del trasplante fecal como un tratamiento médico convencional más.

Para terminar digamos que la doctora Kelly, de la Facultad de Medicina de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island, uno de los mayores especialistas en trasplantes fecales, ha efectuado con éxito más de 300 trasplantes en menos de 10 años. La doctora Kelly ha visto satisfecha como pacientes con la forma más grave de infección por Clostridium difficile, han sido capaces de incorporarse y pedir comer tan sólo un día tras el trasplante.

Conviene recordar que la terapia del trasplante fecal, incorporada a la medicina convencional recientemente, deriva directamente de la práctica tradicional correspondiente.

Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023

“La medicina tradicional es una parte importante y con frecuencia subestimada de los servicios de salud. En algunos países, la medicina tradicional o medicina no convencional suele denominarse medicina complementaria. Históricamente, la medicina tradicional se ha utilizado para mantener la salud, y prevenir y tratar enfermedades, en particular enfermedades crónicas”.


Para más información, visite el blog personal del autor de este artículo: Cáncer y Urinoterapia.

¡¡Este artículo ha sido leido 2867 veces!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here